Alfa Romeo apuesta a la tracción integral

Volver a noticias
Alfa Romeo apuesta a la tracción integral

El nuevo sistema Q4 fue desarrollado conjuntamente con Maserati y no es permanente. En condiciones normales de adherencia, el 100 por ciento de la tracción es enviada al eje trasero, lo que garantiza máximo desempeño para un estilo de conducción deportivo. Pero cuando las condiciones lo requieran, el sistema de manera automática, y en sólo 100 milisegundos, reparte la distribución del par entre los dos ejes para garantizar la mejor estabilidad.

La central electrónica del Q4 monitorea de manera constante la velocidad de giro de las ruedas, la velocidad, la potencia del motor y el ángulo de la dirección, entre otras variables. En el momento en que detecta una variación de los parámetros normales que indiquen posible pérdida de adherencia, trabaja de manera automática repartiendo la tracción con el eje delantero para evitar que el vehículo pierda su trayectoria, pudiendo alcanzar un reparto máximo de potencia del 50% en cada eje. De ese modo, el nuevo Q4 garantiza la seguridad en la conducción y el mejor desempeño del auto en las diversas condiciones.

Historia
Alfa Romeo siempre fue una marca innovadora y tecnológicamente avanzada. Para buscar el primer modelo de serie con tracción integral de la marca hay que retrotraerse en el tiempo hasta el Salón de París de 1983 donde presentó una versión 4×4 del modelo 33. Lanzado a la venta en diciembre de ese año, el auto utilizaba normalmente tracción delantera pero cuando las condiciones lo requerían, el conductor podía activar manualmente la tracción 4×4 desde un comando ubicado junto a la palanca de cambios.

Posteriormente, se desarrolló una versión de 4×4 permanente para el Alfa 33. Esos modelos fueron muy exitosos, especialmente en Europa donde los caminos de montaña en invierno presentan condiciones de muy baja adherencia; allí era donde el 33 4×4 mostraba todas sus virtudes.

De ese modo, Alfa Romeo era el único fabricante de automóviles que podía competir con Subaru y Audi; sólo esas tres marcas ofrecían automóviles con tracción en las cuatro ruedas.

Pero fue en 1992 cuando se conoce por primera vez la denominación Q4. Fue en una versión del modelo 155 equipado con un sofisticado sistema de tres diferenciales: uno delantero tradicional, uno central Ferguson y uno trasero Torsen, de manera de poder distribuir un 47% del torque en el eje delantero y un 53% en el eje trasero.
Posteriormente, otros modelos de Alfa tuvieron versiones de tracción integral Q4, como el 164, el 156, el 159, el Brera y el Spider.

El sistema, en su última versión, equiparía como se dijo a una versión del Giulia y al SUV Stelvio, que llegará para competir en el segmento de lujo de los 4×4.